Es una técnica terapéutica complementaria, que se utiliza para la contención de pacientes descompensados, en un marco de prevención, atención y resocialización.

El Acompañante Terapéutico (A. T.) se inserta en la vida cotidiana del enfermo, ya sea en su domicilio, la institución en la que se halle internado, o en forma ambulatoria. Trabaja en un nivel vivencial, no interpretativo, dentro de un equipo interdisciplinario y siguiendo las consignas del terapeuta de cabecera.

Su presencia en sí es un acto terapéutico, entendiéndose por tal: el que “cura”, cuida y alivia. Acompañar es estar con el otro, compartir.

Sin embargo, no se trata de una relación simétrica, de igualdad, ni de amistad. Sino que hay una estrategia dirigida a una cura, y esto es lo que la diferencia de una situación no terapéutica, en la que sólo se comparte algo con el otro. Lo curativo hace que “desaparezcan los síntomas”, haya un enriquecimiento personal y se adquiera la tan ansiada capacidad o habilidad para estar solo.

 

Rol y función 

El Acompañamiento Terapéutico constituye un rol de múltiples funciones: compartir, escuchar, observar, ayudar a hacer cosas, frenar impulsos, contener, estimular, etc., pero no interpretar. Y fundamentalmente una función de maternaje.

El A. T. No deberá interpretar, sino recoger material relacional y vivencial, para comunicárselo al terapeuta y al equipo.

 

Aptitudes Necesarias que requiere cualquier Acompañamiento Terapéutico

Actitud disposicional (que va a favorecer la escucha, la observación y el carácter vivencial-emotivo de la tarea)
Receptividad y Contención
Empatía
Capacidad lúdica
Poder poner el cuerpo y ser presencia
Perseverancia
Sentido común
Control de los impulsos
Poder poner límites (firmes aunque no rígidos)
Capacidad de maternaje (tanto el varón como la mujer pueden asumir 5dicha función)
Reverié (capacidad predictiva)
Capacidad para identificarse con el otro, a la vez que una disociación instrumental para observar y evaluar la interacción
Tener palabra
Flexibilidad
Respeto y responsabilidad
Para todo lo cual es fundamental la higiene mental, a través del análisis personal

Por Lic. Nora Susana Cavagna